Jardín de infantes en Inglaterra

Publicado por Emprendimiento en

El jardín de infantes está situado en un paisaje especialmente bello en las afueras del pueblo Bellingdon en Buckinghamshire, Inglaterra. Acoge a tres grupos de niños de 2 a 4 años y un grupo de niños en edad escolar de hasta 10 años, que reciben cuidado pre y post escolar mientras sus padres trabajan. Las salas se agrupan alrededor de una sala central octogonal cubierta por una cúpula de adobe. 

Contenido

La cúpula

Se trata de un diseño orgánico y sencillo: una gran cúpula central que da acceso a las aulas laterales.
Para evitar el uso de hormigón en el lugar, los cimientos se rellenaron con grava de pedernal, recogida de la capa superior del suelo de los campos circundantes, posteriormente tamizada y limpiada para su utilización; no se usó cemento. 

  • La cúpula se construyó con la ayuda de una guía rotatoria.
  • Los adobes acústicos se colocaron con mortero de barro.
  • La cúpula se sustenta sobre muros de ladrillo y estructura de madera de pino. 
Sala central. Interior del centro.

Adobes acústicos

Los adobes llamados «stokes» (ladrillos de adobe) se fabrican con tierra arcillosa y paja cortada, prensados en moldes, ideados y creados especialmente para la acústica, diseñados por el propio autor de este artículo y arquitecto del proyecto. 
Para construir la cúpula se utilizaron estos “adobes acústicos”:

  • Bordes redondeados en la parte delantera para lograr un efecto de difusión de sonido, para mejorar la acústica de la sala.
  • Emparedados hacia afuera en un ángulo de aproximadamente 20 grados para reflejar el sonido hacia arriba, evitando el efecto de enfoque de la reflexión del sonido. 
  • Con una forma ligeramente cónica para ahorrar mortero.
  • Cuentan con un bisel en el exterior para que coincida con la forma de la cúpula. 

Estos adobes también se pueden utilizar para construir muros de carga de hasta 3 pisos de altura. La técnica para su producción fue desarrollada por HG Matthews Brickworks.

Los muros

Los muros externos del edificio son octogonales.
Hacia el exterior se ha construido con ladrillos cocidos hechos a mano; se ha colocado una capa de bloques de «hempcrete”, de 30 cm, que aportan el aislamiento térmico necesario, y hacia el interior se han colocado bloques de tierra cruda, que aportan suficiente masa térmica para un clima interior equilibrado de temperatura y regulado de humedad:

  • Ladrillos cocidos artesanos.
  • Bloques de cáñamo y cal «hempcrete”.
  • Bloques de tierra cruda.

Todos los ladrillos interiores y exteriores se han colocado con mortero de cal y todos los muros interiores se han revocado con arcilla. 

Estructura de madera.

El techo

La estructura del techo se ha realizado con vigillas de madera cubriendo la parte externa de la cúpula y varias capas de material; atendiendo el aislamiento térmico y la preparación para el techo verde. Se ha utilizado:

  • Madera laminada para las vigas.
  • Mortero de cáñamo y cal como aislamiento térmico.
  • Aislante: bloques de tierra cruda y hempcrete.
  • Madera OSB. Lámina EPDM.
  • Techo verde: madera laminada, lámina EPDM, mortero de cal y cáñamo; sembrado con pasto y hierbas silvestres.

Te puede interesar: Eco-CASA, un orfanato sustentable.


Ficha técnica

Arquitectura: Gernot Minke
Constructor: HG Matthews
Año de terminación: 2020

Materiales utilizados

Adobes: ladrillos de adobe (acústicos).
Para masa térmica: bloques de tierra cruda.
Revoques: arcilla.
Ladrillos: morteros de arcilla.
Piedra recuperada de la zona.
Estructura: madera laminada, vigas de madera.
Cúpula: estructura de madera y  OSB.
Aislamiento térmico: mortero de cáñamo y cal.

Edificio 230 m2 Presupuesto total:
520.800 €

1.- N.E. Ladrillos acústicos diseñados por Gernot Minke.

* Dr. Ing. Gernot Minke, profesor emérito en la Universidad de Kassel, en Alemania. Dirige el Departamento de Arquitectura del Laboratorio de Investigación para la Construcción Experimental (FEB). Arquitecto independiente, autor de libros de texto y consultor para la construcción ecológica.


Artículo publicado en la revista EcoHabitar nº69 en primavera 2021


Contenidos relacionados


Ver fuente